Ed. Infantil

La etapa de Educación Infantil comprende los alumnos de 3 a 6 años. La colaboración mutua con las familias en su tarea educativa es un aspecto fundamental, ya que en ella se establecen las bases para el buen desarrollo de las posteriores etapas educativas y se inicia la adquisición de los hábitos y las capacidades básicas.

Para ello la educación se centra en tres grandes áreas:

El descubrimiento de uno mismo:

El programa de educación de la interioridad favorece un trabajo de conocimiento a través de la motricidad y de las emociones por medio de juegos, danzas y todos aquellos aspectos que ofrece el cuerpo del niño: sensaciones, movimientos, desplazamientos, manipulación... 

El descubrimiento del entorno natural y social:

Partimos de las realidades más cercanas de los niños: la familia, el colegio, su barrio, nuestra ciudad. Así, desde el colegio les implicamos con vivencias y actividades que les conducen a incorporar conceptos, habilidades, actitudes, valores y normas que más adelante podrán aplicar en otros contextos y situaciones, creando en el aula un ambiente de confianza, cooperación y esfuerzo personal en el que toman especial importancia la expresión de las emociones, los sentimientos y los propios descubrimientos para desarrollar el interés y el respeto por los demás.

 

 

La intercomunicación y los lenguajes:

Lenguaje verbal:

Nuestro medio de comunicación principal es, sin duda, el lenguaje verbal. La expresión oral se trabaja de forma constante a través de actividades atractivas para los niños como son canciones, dramatizaciones, cuentos, poemas, dichos, trabalenguas...

Desde los tres años establecen también su primer contacto con la lengua inglesa en el marco del programa bilingüe del centro.

La expresión escrita se va introduciendo de forma progresiva en nuestras aulas teniendo en cuenta la edad y la maduración de los niños.

Lenguaje musical:

La música se convierte en un excelente medio de expresión de sentimientos y emociones. A través de ella se desarrollan las capacidades de atención, percepción sonora y memoria rítmica y melódica.

Lenguaje plástico:

A través del trabajo plástico y la experimentación con diferentes texturas, técnicas y materiales se facilita plasmar el mundo interior y se desarrolla la imaginación y la creatividad.

Lenguaje matemático:

A partir de actividades vivenciales y cercanas se trabajan conceptos matemáticos concretos, manipulables y aplicables a la vida cotidiana. Es relevante el trabajo sistemático y globalizado del cálculo, la geometría, la lógica y el conocimiento de los números que se realiza dentro del aula. El programa “Vamos de compra al supermercado” facilita el aprendizaje vivencial y manipulativo. Trabajar el razonamiento, la lógica, la percepción matemática y las relaciones entre conceptos facilitan una buena base en este ámbito del conocimiento.

 

 

Metodología en la Educación Infantil

El trabajo cooperativo, el desarrollo de pequeños proyectos y unidades didácticas integradas y el uso de las nuevas tecnologías son herramientas que facilitan la adquisición de los aprendizajes y de nuevas capacidades que permitirán dar el paso hacia una educación primaria con más seguridad y confianza.

Cada persona es diferente y por eso desde el colegio se desarrolla una atención personalizada atendiendo a la diversidad de situaciones. Conocer a fondo las propias capacidades y las diferentes inteligencias hace posible realizar una diversificación curricular.

Con el trabajo sistemático de los hábitos y  los aspectos básicos de convivencia facilitamos la autonomía personal y la colaboración y  convivencia positiva con  el grupo. Estos hábitos se deben trabajar en casa y en la escuela. A medida que los niños van alcanzando los diferentes hábitos se sienten más seguros, tranquilos, equilibrados y con ganas de aprender. Observar sus pequeños progresos día a día y saber valorarlos es para ellos una motivación importante y necesaria para seguir avanzando.